Título prohibido que jamás deberías poner en un email

Cuando a alguien le dices que hay una cosa que no debe hacer jamás de los jamases, pues esa persona engendra en su estómago una curiosidad por saber qué es eso tan prohibido, tan peligroso, tan lujurioso, tan chungo y luciférico, y …

… ese nonato de nerviosismo no lo deja vivir hasta que lo descubre.

Esas ansias de conocer le piden prestado el sueño y la persona se lo da sin vacilar.

Pues ahora mismo estás tú en una situación parecida porque voy a desvelarte el título o asunto que jamás de los jamases debes poner cuando mandes un email si no quieres que pasen más de ti que una vaca pastando en un pazo de Asturias.

 

Atiende.

 

Además de crecer una curiosidad en las personas que es imposible no saciar, el decirle a alguien que hay algo prohibido provoca otra cosa.

Y es que esa persona seguramente cuando sepa lo que es terminará haciéndolo.

 

¿Por qué?

 

«Por joder.

Porque me lo prohíbes.

Porque soy rebelde.

Porque yo hago lo que me da la gana (versión edulcorada).

(Versión sin filtros ni nadie al volante) Porque yo hago lo que me sale de las pelotas.

Porque sí.

Porque yo lo valgo.»

 

O por lo que sea.

 

«Eso está muy bien Juanmi pero, ¿cuál es ese título prohibido?» Te estarás preguntando.

Pues ahí va …

«Ninguno»

 

No, no es que es título sea así «Ninguno»

Es que no hay ni existe ningún título prohibido para ti.

Ni para ti ni para nadie.

Eso es una chorrada más grande que el campo de fútbol de Oliver y Benji.

 

«¿Y entonces porqué me haces leer este email graciosete?»

Buena pregunta.

 

Pues para ponerte un ejemplo que puedas vivir en tus propias carnes de lo que es un asunto de email que seguramente tendrá buenas aperturas para ti.

Una vez lo abran ya entra en juego tu pericia para hacer que se queden en tu casa leyendo y haciendo lo que quieras que hagan.

Eso ya es otra tarea.

 

Pero la primera,

la primordial,

la que da vidilla,

la que si no se cumple no hay beso,

es que hagan clic para querer entrar en tu mundo.

 

Adapta el título de este email para tu sector, prueba y ya me dirás.

O no hagas nada y la vida sigue igual.

Es tú momento.

 

Juanmi Sellés
juanmi@instintivo.net

 

PD: Si te ha picado el bicho de la curiosidad pero tiempo es tu enemigo número uno, ya sabes que me mandas un email y lo hablamos.

PD2: La curiosidad del día . . . la primera guía telefónica se emitió en 1878 y solo contenía 50 nombres.

instintivo
Logo
Shopping cart